Conviviendo con insectos

Esta mañana me estaba bañando y en un momento miré para arriba. En el techo, justo sobre mi cabeza, había una araña rarísima. No era de esas arañitas de mierda de la humedad. Esta tenía como unos músculos en las patas, una robustez y un porte intimidante. Instintivamente, me cubrí el pito con una mano mientras me subía al borde de la bañera para estudiarla. La humedad del agua trepaba envolviéndola, por lo que el negro de sus extremidades desaparecía por momentos, para asomar otra vez sobre la pintura blanca del techo. Tenía toda la pinta de ser una araña más venenosa que la mierda.

No era la primera vez que me bañaba con un bicho.

Un verano compartí la ducha con una boa, y creo que fue el regaderazo más corto que me haya pegado en la vida. El dueño de la casa coleccionaba serpientes, así que las había de todos los colores y tamaños. La mayor parte de ellas no salía nunca de las peceras donde vivían, pero la boa tenía vía libre para circular por la casa y yo me la encontré justo cuando me había puesto en bolas y me disponía a soltar el agua de la ducha.

Tiempo después, el dueño del ofidio me habló para contarme que le había regalado la boa a su ex novia y que la chica lo llamó unas semanas más tarde, preocupada porque la serpiente ya no comía.

—La boluda me llama y me dice que la bicha ya no se enrosca para dormir —me contó entre risas.

—No entiendo cuál es el chiste.

—Es que dice que la boa se recuesta a su lado en la cama y se queda tendida sin moverse, toda estirada.

—Sigo sin entender.

—La está midiendo, chabón —me explicó—. La boa se acuesta a su lado y se estira porque la está midiendo para comérsela.

Con el correr del tiempo caigo en cuenta que cada vez estoy más lejos de la flora y de la fauna. Cuando escucho historias como ésa, o me pasa lo que me pasó esta mañana en la ducha, me siento un hombre mampara, un boludo de durlock, un ser plástico que nada tiene que ver con la naturaleza.

Otro amigo viajó una vez a la India. Me contó que había quedado de juntarse con una amiga en no sé qué pueblo, al que sólo podía llegar en un destartalado tren similar a una lata de sardinas:

—Había muchísima gente. Algunos incluso viajaban recostados en los portaequipajes, horizontales y apretados ahí arriba. Jamás había visto tanta humanidad hacinada. Por eso me llamó la atención cuando, a medida que avanzaba por el vagón, las personas se hacían a un lado para dejarme pasar. Para cuando llegué al final, tres tipos se levantaron y me dejaron libre el asiento. Yo estaba cansado, ¿viste? Así que reflexioné: “estos tipos deben creer que debajo de esta gorra Nike hay un dios pagano”. No me preocupé mucho y decidí aprovechar la oportunidad, así que me desparramé entre los asientos, mientras un centenar de ojos me miraban y me miraban.

—¿Por qué te dieron el asiento? ¿Por qué te hacían lugar?

—Recién lo entendí cuando bajé en la estación donde me esperaba mi amiga. Apenas ella me vio, empezó a gritar y a mover los brazos. Yo me quedé parado con el bolso en la mano mientras ella decía algo sobre el escorpión negro.

—¿Cuál escorpión negro?

—El que tenía en la visera de la gorra, loco. Por eso me habían dado el lugar; es el animal más venenoso que hay en ese lugar y yo lo tenía de adorno sobre el sombrero, sin darme cuenta. Me podría haber matado. Decí que no me toqué la cabeza en todo el viaje, que si no…

Odio los insectos. Mientras miro a la araña sobre mi cabeza estudio las posibilidades. Decido salir de la ducha, buscar un zapato que hay en el suelo y volver a la carga. Cuando me doy vuelta para cerrar la llave del agua, encuentro en los azulejos, a la altura de mi cara, otra araña más. Ésta es todavía más negra, más robusta, más amenazadora. Además, se mueve con unos espasmos aguerridos y entrecortados. Estoy seguro de que me va a saltar encima en cualquier momento.

Odio que me salten encima los bichos. En la casa que alquilábamos el año pasado había hormigas por todos lados. Un vecino me contó que se alimentaban de los cables de luz, por eso cada tanto había unos cortocircuitos de la gran puta en el barrio. Una madrugada me despertaron los movimientos espasmódicos de mi mujer. A los movimientos le siguieron los gritos, y cuando encendí la luz descubrí que estábamos cubiertos de hormigas negras que mordían con mucha fuerza. Unos seres duros y culones nos caminaban por encima de la cabeza, los brazos, las piernas. Se descolgaban en racimos del portalámparas del techo, donde seguramente habían construido el hormiguero y caían sobre nosotros. Estuvimos como diez minutos, uno a cada lado de la cama, dándonos cachetazos por el cuerpo, escupiendo hormigas y puteando en todos los idiomas.

Esta mañana yo estaba en jaque: tenía una araña sobre la cabeza y otra frente a mis ojos. Eran muy grandes y me daban miedo. Pensaba todavía que podía matarlas, cuando bajé la vista y descubrí que por el resumidero salían dos más. Un puñado de patas asomaba del agua y peleaban por ganar otra vez la superficie. Asqueado, salí sin cerrar la ducha, retrocediendo a tropezones hasta que tomé la toalla (la sacudí muy fuerte) y me cubrí como pude el cuerpo.

Salí del baño todavía mojado, para encontrarme con mi mujer en la puerta.

—¿Terminaste con el baño? —me preguntó.

Pensé unos segundos y le respondí:

—Todo tuyo. Te dejé la ducha abierta, para que no se enfríe el agua.

—Gracias —me dijo, y me dio un beso.

Todavía no ha salido. Me dio tiempo de secarme, preparar un café y venir a escribir todo esto.
.
.
.
.
.
.Votar
.
.
.
.
.

Tags Bitácoras:
, , , , , , , , ,

Tags Blogalaxia:

Technorati Tags:
, , , , , , , , ,

52 comentarios to “Conviviendo con insectos”

  1. Maite Says:

    Te fijaste si está viva?

  2. Poulette Says:

    Lo que me costó terminar de leer este post, con la fobia que le tengo a las arañas. Sos un turro.

    Chau. Me siguen dando escalofríos.

    =)

  3. juan Says:

    e jodido….

    tuve una situación parecida en el pelurinho ,salvador de bahía,brasil.

    muchas lagartijitas,casi translucidas me atacaron cuando dormía,tenían buen tamaño,casi una palma…

    mucho asquito,lo peor es que si las agarras por la cola(por mas delicado que seas) la pierden y te quedas con una colita en la mano que se mueve epilepticamente y sangra bastante…

    horrible.

  4. Nevermind Says:

    Mirá que a mi me gustan las arañas, me caen bien, pero llego a ver dos o mas en la ducha y clausuro el baño por tres meses.

    Volví, por alguna razón tu Feed había dejado de actualizarse y me perdí un par de meses de posts tuyos. Ahora lo agregué de nuevo y anda… andá a saber.

  5. juan Says:

    naaaaa culiado

  6. Petrusco Says:

    Hey me pasó algo más o menos similar. Lo puse en este cuento aquí:

    http://petruscuentos.blogspot.com/2006/11/la-culebra-y-yo.html

    Tremendo detallazo el del café jejejeje.

    Saludos!

  7. Estefi B Says:

    jajajajajaja maleeeeeeeeeeesemo. Ya escuché la historia un par de veces en varios lugares. MITO 100%

  8. nene Says:

    Ajajajajaja….! Me hiciste acordar a un gerente de cierta empresa en la que trabajé al que, híper pasado de revoluciones, el loquero le recomendó irse a vivir al campo.
    Y el loco se fue nomás a vivir al campo.
    A los dos días de instalado, llamó a las puteadas a la inmobiliaria diciendo: -“En la mierda de casa que me alquilaron hay una araña…!!!!”-.
    A lo que desde la administración le contestaron :-“Y qué quiere señor? Usted está viviendo en el campo!”-
    Jajajja….muy culiados, los insectos. Mientras no sean venenosos, bienvenidos sean. Menos las cucarachas que las odeo.

  9. Cass Says:

    Wow.
    Gran post, y muy inquietante todo!
    jeje… la anécdota de la boa me pareció sublime…

  10. Federico Gauffin Says:

    El post que más me ha costado leer es este! Casi lo dejo a la mitad. Le tengo pánico a las arañas, boló!! (de los otros bicharracos ni hablemos)
    Gracias Dios!, gracias por poder vivir en un departamento!!
    Me asustaste! No paso más por acá!

  11. anitax Says:

    Cuando contaste de las que aparecieron del agua me cague toda, temblor corrió por el cuerpo jejejeje (esa es risa nerviosa).
    De todas formas prefiero una buena araña antes que un sapo, ahí sí me muero.

  12. Walterio Says:

    Solo te faltó evocar aquella invasión de murciélagos!

  13. Menta SAez Says:

    Me gustó , tenes humor para escribir , y me gusta esto del cotdiano, te imagino alli en la ducha en… bueno asi en piel, Ja JA . Vos sabes que yo de chica , tipo 15 tampoco es que tenia 4 años no? escribi muchos textos sobre las cucarachas , se ve que hacia poco habia leido Kafka . En algun momento te envio uno y si da lo ponemos al aire …..
    Que casualidad como llegue aca , me encanto , y hoy ,mira vos las coincidencias , mande por primera vez una poesia via mail a un par de amigos para compartir , que se yo viste ,antes estaba intro y ahora quiero estar pa juera …..SAludos

  14. PabloS Says:

    Hijo de puta la dejaste a tu mujer con las arañas!! jajaja
    Sos un caso perdido Playo.
    Ah, te recomiendo una peli para que se te pase ese miedo a los bichos:
    “El departamento de Joe”.
    Saludos desde Siberia!

  15. Maria Tomasini Says:

    Lei el cuento, me dio un escalofrio, me prepare un cafecito lo acompañe con el correspondiente cigarrillo, fui al baño, ¿porque sera que mire para todos lados, incluido el techo? No me llevo bien con las arañas, cucarachas, hormigas, babosas, caracoles y mil etcs. Como siempre, final imprevisto. Muy bueno, Saludos con el aerosol asesino en la mano.

  16. El Mauri Says:

    No quería comentar hasta ver que decían. Yo la verdad no tengo problemas con las arañas ni con nada. Las cucarachas me dan mucho ASCO, pero miedo no. Ahora, si me sale el payaso de IT de la ducha… como pasa en la peli (el libro no lo leí) me meo encima y varias otras cosas mas…
    Ah! cierto! José, no podés ser tan culiado de mandarla a tu mujer con arañas y todo, jajajaja

  17. Viejo Says:

    Bien José, no sé qué es peor, si encontrarse dos arañas o dos cucarachas. Si bien las arañas son venenosas, las cucarachas son un asco. Y aparte son temerarias las hijas de puta. Pero si te ponés a pensar, cualquier intruso en el baño puede ser amenazante, desde dos hormigas a dos esfinges, o Michael Moore. Lo de la boa impresionante. La estaba midiendo a la mina!?!? y el hijo de puta se cagaba de risa!!!

    José mal de tu parte mandarla a tu jermu así como así, a la buena de Dios.

    Un abrazo!

  18. Sole Says:

    Coincido con lo de las cucarachas!!
    Creo que es el único animal que me puede hacer llorar de terror. Y es cierto! Son amenazantes !!! Cuando una/o les tiene miedo, se quedan, asi pueden sentirlo… (hay parte de verdad en eso, me dijeron que sienten la adrenalina y la otra hormona,la del miedo)
    Bueno. Chau. Me da impresión y se me hace trde pa la facu.
    Suerte con los bichos.
    Sole

  19. Guty Says:

    Maricón!! Las arañitas no hacen nada, el del escorpión en la gorra te la regalo. Mi esposa es fóbica a los escorpiones, no los puede ver ni en la tele que pega un grito, se queda sin aire, le da taquicardia. Una vez le pasó como a vos, le salió uno en la ducha y estuvo ahí en un rincón gritando hasta que llegué yo, al mejor estilo superhéroe, armado con una chancleta y lo estampé en los azulejos, fin del asunto.

  20. Dr. CroW Says:

    Muy bueno! Me encantó esa ida y vuelta entre el relato y las anécdotas. Y el final… bueno ya sabes cómo me gustan tus remates.

  21. Javier Says:

    buenas, me paso para dejarte mi blog personal… si queres pasate, espero que te guste: http://elbalconero.blogspot.com
    si te parece buena idea avisame en los comentarios o via mail y hacemos intercambio de enlaces

    saludos
    japo

  22. José Playo Says:

    Hago salvedades:

    De los ejemplos de encuentros con animales, dos son absolutamente reales y uno está exagerado un poco (digo, hubo viaje en tren, pero no con escorpión en la gorra).

    Dicho lo cual, gracias a todos por los buenos comentarios. Ahora me pongo a responderlos uno a uno.

  23. Walterio Says:

    Recuerdo haber dormido con avispas…

  24. BoyCordoba Says:

    Nooo, yo detesto las arañas…y las serpientes también.

    Sin embargo los escorpiones me provocan curiosidad (aunque igual les tengo muuuuuuuuuuucho respeto). Así y todo apenas me mudé a una de las estancias que tuve que administrar tuve que pasar la primera semana en una habitación que no se utilizaba hace bastante tiempo. Limpiando la misma encuentro que debajo de mi cama existía una puerta en el piso. Quien diga que no la abriría está mintiendo, por lo tanto procedía a abrirla tirando del aro dispuesto a tal fin. Una vez abierta me encuentro con unos escalones que descienden hacia un pequeño sótano -un zulo más que un sótano- que se utilizaba como bodega. Alineadas a ambos lados se encuentran muchas cajas de vinos, pero no es eso lo importante, alineados , en ambas paredes, decenas de escorpiones mirando curiosos al infeliz que viene a desgarrar las penumbras de su mundo con una linterna de kryptón (agarrate Superman). Vuelvo a cerrar esa puerta y empiezo a preparar mi traslado a otra habitación, con una cucheta ubicada (con mucho tino) a 1,60m del suelo. Lamentablemente, como ya dije, esa primera semana la tuve que pasar en esa misma habitación.

  25. BoyCordoba Says:

    Otra anécdota animalística es cuando estando cazando y pescando en la zona de San Javier (NE de Sta. Fe). Todos los días me encontraba en la ducha con una ranita casi translúcida y uno de esos días, la muy jodida me estaba esperando en el picaporte de la habitación (foto en algún lado). Por suerte las ranitas me resultan simpáticas.

    A diferencia de las ranitas, las serpientes (pasión de mi viejo) me resultan terrorificas, y en cierta ocasión me costaron una linda guitarra. Pero como ya me extendí en los comentarios, me reservo los detalles.

  26. Lucas, desde Pest Says:

    Estimado Sr. Playo:

    Seame licito expresar que es usted un guanaco por mandarla a su mujer a la ducha con tan inopinados voyeurs. Es dable de suponer que los alaridos proferidos por la susodicha aflojaron varios azulejos, los esfinteres de varios aracnidos y la emplomadura dental de algun peaton desprevenido.
    Asimismo, que la rafaga de puteadas hacia su persona habra sido copiosa y contundente. Y no totalmente exenta de razon, atendiendo a las circunstancias.
    Ahora, que si lo que salia por la ducha era nada menos que sebastian garcia diaz o alguna otra criatura igualmente horrenda, la pavura por usted descripta se encontraria plenamente justificada.
    Quedo de usted,

    L

  27. Lucas, desde Pest Says:

    Walt, quien no se ducho y/o durmio con un bicho?

  28. Lucas, desde Pest Says:

    Releyendo, no cabe la posibilidad de que los simpaticos asambleistas de tocador hayan existido solo en tu imaginacion? en ese caso vale la pena reconsiderar el uso de sustancias recreativas.
    Abrazo,

    L

  29. anyta Says:

    En casa tenemos la costumbre de dejar que las aranias del banio, por mas ponzoniozas(*) que parezcan. Andan por el techo, teniendo a los azulejos por limite territorial, de ahi no bajan, pero nos miran. Les ponemos nombre, pero siempre terminamos denominandolas igual. A todas les decimos Myriam, que es nombre de arania.

    Cuando alguna desaparece misteriosamente, entre la familia nos miramos inquisitivamente para descubrir al asesino, eso suele pasar en las cenas, todos nos miramos con los ojos rasgados buscando al criminal del raid y la pantufla. Nunca lo descubrimos, pero despedimos sus patitas achicharradas con dos o tres flush-flush de inodoro, un sentido requiem.

    Eso si, somos una elite selecta> cucarachas no. Lo reza el cartel patovica en el ingreso sin burlete del resumidero> Cooca-roach-as not allowed.

    (*) no tengo enie en el teclado. tuve que configurarlo en inglich…. y me siento una nionia

    Ave Playo!!! ………………………………… any & myriam.

  30. Jackie Says:

    Justo después de leer tu post ayer por la noche, me encontré con un alacrán caminando por el techo de mi habitación…

    Hay tres bichos que me dan absoluta repulsión

    polillas…de esas grandes, fui “atacada” por una
    cucarachas… recordar mi obsesión por la limpieza
    alacranes… durante un campamento, metí la pata en una bota con alacrán sorpresa.

    Creo que hoy tendré pesadillas de nuevo.

    Bacio.

  31. Walterio Says:

    Lucas: he dormido con muchas alimañas! pero lo de las avispas me sucedió cuando tenía 5 años. Me levanté con el culo como alfiletero!

  32. Walterio Says:

    Jackie: te paso algo parecido a lo que le sucedió a mi abuela cuando era joven. Anduvo todo el diá con un sapo en el zapato (parece un trabalenguas) y recién lo descubrió a la noche, cuando al quitárselo el pobre bicho saltó espantado. Según ella decía el zapato le apretaba un poco, pero creía que se le había hinchado el pie.

  33. Lore Says:

    nooooo excelente! todos los bichos que nombraste son horribles, desde las hormigas a la boa… el final muy bueno

  34. elrober Says:

    me hace acordar de un capítulo de Alf, en el que una cucarara de su planeta había venido en la nave y al salir había multiplicado su tamaño y además tenía ojos celestes y no podía salir del baño. Mi hermana es aracnofóbica, una vez alquilo con su flia una casa en la rivera del San Roque que estaba plagada de arañas, las 2 primeras noches casi no durmió la boluda

  35. matias Says:

    ay dios que cagazo que cagazo que cagazo… odio las arañas

    en el hospital una vez una mina comentó en la guardia lo que le habia pasado con la boa que ella tenía…. y que dormía con ella y que hacía mucho que no comía…

    Se salvó de pedo porque la llevó al veterinario y él le dijo que la estaba midiendo para morfarsela a buenas y primeras…

    en fin… de ahora seguro no anda el boton izquierdo del mouse de tanto apretarlo…

    odio las putas arañas….

    saludos

  36. Sabri Says:

    José, me hiciste reir mucho por la manera en que contaste tu experiencia en la ducha…
    Pero como no le vas a avisar a tu mujer! Que culiá! Yo te mato! jaja
    Todo bien con los bichitos pero algunos me dan impresión y encima no me gusta matarlos asique siempre tengo que encontrar la manera de liberarlos al aire libre o que otro cometa el asesinato por mí…yo no puedo!
    Besos.

  37. Majo Says:

    No que horror! me puedo llegar a morir, mentira solo a salir en pelotas agarrandome mis cositas al grito de “soy la reina de los lagartos”, lo cual sería bochosnoso y poco productivo.
    En cuanto a lo de la boa, no puedo esperar a colar esa informacion en cualquier conversación sólo para parecer la ñoña del Discovery,(?)
    Ya me parecía a mi que ese animal, a diferencia de los perros o las toninas overas, no tiene en su naturaleza el amor hacia el hombre, asique a la mina esa de las serpientes le cabe por sucia! (?)

    Si yo fuera tu esposa te castro con un sacacorchos (L)

    Cariños Carlos.

  38. jafi Says:

    Un culiado importante….a tu mujer??? fuera tu suegra, bue, pero tu mujer José????

    No se porque, pero cada vez que me siento en peligro, ya sea con bichos/animales por delante o cualcosa sea, tiendo a manotearme los huevos, pa protejerlos vio. Como hizo ud con la araña, solo que lo tuyo es entendible, estabas en bolas….lo mio sera un vicio? sera ?

  39. José Playo Says:

    Ahora que lo pienso, para que este cuento cierre como unidad, debería llamarse: “Conviviendo con insectos”.

    Es más, ya vengo, voy a cambiarle el nombre.

  40. Agente 13 Says:

    Che, José, me permito una acotación técnica: las arañas no son insectos, son arácnidos.
    Sí, sí, ya sé, todos entran en la categoría de “bichos”, pero no está de más aprender algo nuevo, ¿no?
    Saludos a los aracnofóbicos, a los aracnofílicos, a los románticos que sueñan con salir a cazar mariposas con red, a los que se imaginan seres fabulosos aún más extravangantes que los reales, etc.

  41. VANBI Says:

    Estoy leyendo tu post, me recorrio un frio por la espalda ..la verdad las arañas son una mierda…., las hormigas otro tanto , el escorpión sin palabras, la boa no me asusta ..hasta le tomaría cariño.
    en una ocasion me pasó algo parecido en una Isla del Tigre, habia tormenta… me toca elegir una cama… corro una cortina para cerrarla y entre los pliegues habia una tamaño baño, bueno …no tanto …solo como un pocillo de cafe. y..¿ quien la aplasta ? yo, paralizada..obvio.. . se me escapa y no la encontramos mas, despues lleguó el turno de los murcielagos que raspaban contra el mosquitero de la ventana como si quiseran entrar ..por supuesto no dormimos en toda la noche , y nos levantamos todas enronchadas CONCLUSION. NUNCA MAS FUI A LAS ISLAS DEL TIGRE.-
    Por suerte vivo en UN lugar donde los insectos y otras pestes casi no se dejan ver…-

  42. Rodrigo Says:

    Moooiiiii bueno lo suyo y Lucas, desde Pes lo suyo fantástico.

    Las arañas no me joden para nada ….es así como tengo en el cuartito de la compu una maestra patilarga en una que se encarga de morfarse los últimos mosquitos de la temporada y me ahorran el fastidio de estar como un estúpido aplaudiendo el aire.

    Los escorpiones son hijos de Satán y que alguien me lo desmienta …son un arma increible con la cola erguida lista para dispara y dos pinzas que amedrentan al que tiene los huevos mejor puestos y ensima son rápidos los putos y no se dejan pisar con facilidad

    un abrazo

  43. Eli Says:

    aaaahhh, las odio, odio las arañas, les tengo miedo y no soportaría que bañarme con ellas. ¿cómo lo hiciste? (lo de bañarte con dos, digo)
    por otro lado, José; usted no puede entregar a su mujer de ese modo al primer insecto que se meta en su casa! piense que ese puede ser el principio, quien sabe con que bicho se pueda encontrar mañana!!

  44. Luna Says:

    ayer en el trabajo encontramos un alacran, José, podes creer? una oficina a todo orto y hay alacranes caminando entre los mortales. La sensacion de vulnerabilidad en un lugar tan seguro me mató. Y estaba vivito y coleando. Quiza nos tengamos que dejar de joder con reclamar tanto, nos estan mandando legiones de insectos venenosos para que nos eliminen? en fin, somos mucho mas que dos….o no….

  45. Luna Says:

    ah! me olvidaba…es la primera vez que posteo algo, los leo desde ahce un año mas o menos…y todos me parecen gente energeticamente muy copada, con sus mambos, igual que yo , pero copada y con otra vision de las cosas. Feliz Cumple, Peinate, de algun modo los quiero porque estoy pendiente de ustedes, de lo que va saliendo, y José Playo: esto es para vos…tenes la capacidad de contar y expresar lo que nos pasa a muchos pero no nos sale en palabras, eso es arte, macho. Y de ese modo das catarsis y acompañas. Me has regalado muy buenos momentos, gracias!!!

  46. kanko Says:

    que culiao!!! y nunca te pusiste a pensar en los pobres bichos esos a merced de la que entraba al ñoba naaa el susto que se pegaron los pobres animalitos estan tratando de conseguir alguien que les escriba en algun blog alguna queja

  47. Luna Says:

    bueno, Kanko, se supone que no tienen razon, por eso se diferencian de nosotros, jaja

  48. Lucas, desde Pest Says:

    Claro Kanko! te imaginas el cagaso tremendo de esas pobres aranias al encontrarse a Playo en pelotas en la ducha? my take is que estan haciendo terapia a lo macho… pobres bichos.

  49. paula Says:

    nome hagas llorar más!!! en mi trabajo se preocupan por mis risas espasmódicas acompañadas de lágrimas que me causan algunos de tus cuentos… este por ejemplo…
    saludos y gracias por liberar mi mente de cosas banales…

  50. Xime! Says:

    ODIEEEE TU POST!! tengo terror a las arañas! pero te preguntaras porque no deje de leerlo.. y bueno tenia la esperanza de leer una etnografica descripcion de como matabas a tan aterradores bichos, y en lugar de eso me encuentro con que dejas que tu mujer se meta al baño con semejantes bichos alrededor.. que hijo de puta!!! en donde quedo el amor che!!!!!!!!!
    un abrazo!

  51. Carla Says:

    jajajaja!!!! posta que no puedo mnas de la risa!!!!!!!!!!!!!!!!11 aaaaaaaaaaaaa
    buenísimo!!!!

  52. Alejandra Says:

    Muy buen post, me encantó.
    Primera vez que paso por acá; quién sabe cómo llegué, pero vuelvo seguro.

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: