Malditos artistas

nada que ver la ilustración, era de otro post viejo, pero me gustó cómo me salió el collagePablo vino a poner impermeabilizante en el techo.
Tiene cuarenta y algo, pero parece de menos, mucho menos.
—Es porque soy soltero —afirma.
Usa el pelo con flequillo por delante y largo por detrás. Sus ojos pequeños ruedan en el fondo de unos anteojos gruesos, que se empecinan en resbalar cuesta abajo por el puente de la nariz.
Senka, mi perra, lo recibe como si fuera el Papa; salta, se babea, se le sube encima, le tiende una pata.
—No le dan mucha bola a la perrita, ¿no?
Pablo es artista. Pinta unos cuadros muy buenos. El primer día trajo una carpeta con algunas muestras. Me gustó mucho la serie del cementerio de autos.
—¿Son los del desarmadero que está camino a Despeñaderos?
—Sí.
Buenos trabajos. Absorto en la contemplación de las pinturas, retrocedo y piso a Chinaski. Su chillido me sobresalta.
Por mucho que lo intente, no termino de acostumbrarme a tener otro perro más. Chinaski tiene un mes y caga con diarrea. Nos ha rociado todo el patio y toda la casa con un zumo pestilente.
Es un Pastor Belga a quien yo quería bautizar como “Pastor-Verga”, pero desistí porque mi mujer me dijo que con ese nombre jamás se animaría a llevarlo a una veterinaria.
—¿Te imaginás pedir una vacuna para tu Pastor-Verga?
Optamos por Chinaski.
Pablo lo levanta y lo acaricia. Parece no molestarle que Chinaski huela tan mal. El médico perruno dice que es porque está lleno de parásitos y de bichos, que ya se le pasará. A mí me da asco tocarlo, así que lo muevo con la punta del zapato y me lavo dos o tres veces las manos después de darle de comer.
Nunca me gustaron los perros ni los niños, y tengo treinta y tres años y la casa llena de unos y de otros: el patio regado de soretes y diarrea, el tacho de basura atestado de pañales, toda la casa es un cementerio para autopartes de juguetes.
Los dioses ríen a carcajadas cuando escuchan nuestros planes a largo plazo.
Pablo me explica las propiedades del impermeabilizante, mi cabeza asiente mecánicamente sin entender nada. Me gusta la gente que tiene talento y que ama lo que hace. Supongo que por eso me caen bien tan pocas personas.
Me caen, realmente bien, seis o siete.
El resto me resulta indiferente.
Antes de subirse al techo y de cubrirse la espalda con cuarenta grados húmedos de cielo cordobés, saca un atado del bolsillo y lo golpea un par de veces hasta que escupe el encendedor. La etiqueta es azul, roja y blanca.
Yo fumé Parisiennes dos años, los dejé porque sentía que esos filtros blancos me habían abierto un boquete entre las tetillas.
—Voy a subir —anuncia mientras se pone los auriculares.
Tiene un mp3 mucho más lindo que el mío, pero no lo envidio.
Yo aprovecho para volver al interior de la casa, donde hay tres grados menos que afuera.
Estoy deprimido y fatigado. Hace años que no piso un cine, no tengo ganas de leer ni de escribir. Reparto mi tiempo entre trámites fugaces para la casa, mamaderas, vigilancia completa sobre mi hija —que desde que camina se ha vuelto incansable—. Mi mujer trabaja de ocho a ocho, y el cambio de horario me ha emputecido la existencia en un nivel que no termino de entender. Nuestro ritmo circadiano es una veleta enloquecida que señala cualquier punto en el horizonte.
Me río solo rememorando los días de abusos y ocio, en los que me arreglaba con poca plata. Hoy soy un amo de casa haciéndose huecos para terminar una novela imposible, mientras mi chica hace doble turno remando en el calendario para llegar a febrero.
Febrero, en teoría, será mejor.
Desde diciembre decidí no tomar más trabajos hasta nuevo aviso. Soy cuentapropista, me las arreglo para pagarme los vicios con curros pequeños que terminan por asfixiarme.
No sirvo para trabajar en relación de dependencia.
Estar al pedo unos días serviría para ordenar mi tumultuosa cabeza. Necesito tiempo al pedo para jugar con personajes imaginarios. Me resulta bien eso de proponerles consignas y ver qué hacen con ellas; a veces salen de ahí algunas historias.
Pero cada vez que mis fantasías vienen a golpearme la puerta los echo a patadas.
No quiero personajes en estas pseudo vacaciones, no tengo tiempo ni ánimos de nada, y a la noche termino tan cansado que ni ganas me dan de emborracharme.
No me anda bien internet, eso también es un gran problema. Se corta, vuelve, se corta, vuelve, se corta…
Enero es una ruleta rusa que gira lentamente, cosiéndonos al espiedo, es un mes inventado para quejarse.
—Voy a bajar —escucho que dice Pablo.
Salgo, acomodo la escalera y lo ayudo a encontrar el primer peldaño.
—La semana pasada me caí de cabeza de una de estas y no me hice nada.
Miro su cabeza, es realmente muy grande. Por alguna extraña razón, la última novela que leí tiene un personaje que me recuerda a él, o a la inversa. Se llama La Carretera y es un libro detestable.
—No voy a hacer chistes sobre tu cabeza —digo.
Sacamos un cigarrillo cada uno y fumamos en silencio. Me muestra su encendedor, lo sopeso y lo estudio para entender qué mierda es y cómo carajo funciona.
—Es con resistencia, apretás acá y sale el fueguito, ¿ves?
—Ah.
—¿Te das cuenta de qué es?
—No.
—Es un pedal de acelerador de auto de carrera.
—Ah.
—Te lo canjeaban en una promoción de Marlboro.
—Ah.
Pablo lleva todo el cuerpo cubierto con impermeabilizante, yo le alcanzo una botella de Coca Cola sin gas y él se la toma de todas maneras.
—Tá rica —dice—; bien fríaaahhh.
En el suelo los perros nos olfatean.
Yo los echo a patadas, como si fueran personajes descartables en una mala novela; él los acaricia con una sonrisa, llenándolos de impermeabilizante.
Ahora sí envidio su mp3, sus buenas pinturas, su buen humor.
Serán seis o siete las personas que me caen realmente muy bien.
A veces hace falta fumar en silencio para descubrir que sólo a los irracionales la llegada de febrero no los desespera.
.
.
.
.

Blogalaxia Tags , , , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , , , ,

Etiquetas: , ,

26 comentarios to “Malditos artistas”

  1. Ross Says:

    Me incluyo, no veo las horas, pero no me desespera. No pongo las esperanzas allí. Mientras tanto, acaricio ambos perros (tengo dos también) ambos niños (tengo dos) y lo consuelo al flaco, de vacaciones, puteando por el calor y esperando las vacaciones de verdad.

  2. Martín Says:

    “Dale sol de enero”, decía el Flaco. Abrazos desde la villa, donde también se corta la luz, hace calor, y para peor, tenemos “hartistas”.😉

  3. Dayana Says:

    Me gusta la autoficción… cuando es ajena.

  4. ceci Says:

    Muy buen relato José. Me gustó mucho.

    Me cuesta imaginarme ahora el calor argentino, comparado con este invierno holandés que se me está haciendo eterno.

    Un beso para Nikita. No tuve la suerte de verla caminando antes de volverme.

    Saludos a los tres.

  5. Vero Says:

    Yo al perro le hubiera puesto Hank.

  6. lucas Says:

    Culeau que se termine este outo enero, que se invierno, que nive, que haga 10 grados bajo cero, siiiii!!! Solo asi seremos felicessss!!!! Buaaajajajajaja….

    (el calor me tiene mal)

  7. nene Says:

    hay gente así, que te hace sentir muy pelotudo, y que te quejás por boludeces insignificantes.
    los conozco bien y los quiero desterrar de mi vida porque me siento muy cómodo con mi ciclotimia, con mi nueva loquera que también me dice que soy un pelotudo (pero me lo dice con términos académicos) y con mi medio Rivo para pasar el día y la noche sin fastidiar a nadie.
    ya he tenido perro, ya he tenido hijos y me siento bien así. trato de esconder mi mugre para no marcar a nadie y cambiando de tema, a mí también me calienta sobremanera enero. por la temperatura y por el aburrimiento. el año que viene me voy a ir de vacaciones en enero para sentirme menos… como si estuviera en enero en la ciudad.
    a veces siento que podría ser un poquito menos así pero…qué va´cer, é lo que hay papi.

  8. "el que sigue" Says:

    que bueno tener noticias tuyas joshué. Muy entretenido y livianito el realato. NO como este calor de mierda. Aunque hoy refresco (unas horas de ensueño). Yo al contrario que muchos me propuse hacer muchas cosas en enero y me esta costando. Pero como el salmón, tendré que lograrlas. Igual estoy contento porque quiero. Y punto. je.
    Chau. Abrazo.

  9. Tomasini Maria Says:

    Fuerza SR. PLayo, enero se va a ir y tambien febrero, en marzo estamos hartos de calor,ventiladores y aburrimiento, cansados de estar agobiados y mirando el almanaque que se nos viene encima, pero no importa mañana puede ser una sorpresa. Un saludo optimista

  10. Luchino Says:

    José:

    Hay algo que no entiendo, Desde cuando los que ponen impermeabilizante a los techos van a ver a sus clientes con una carpeta de pinturas bajo el brazo???

    Era algo premeditado? Tal vez. Fue una simple casualidad? Tal vez. Quiso compartir sus obras con otro artista? Tal vez. Pero en realidad lo que consiguio fue joder en este fucking, eterno (sobre todo después de que la señora presidenta se puso a jugar con los relojes)y putamente caluroso verano.

    Por otro lado estoy completamente a favor del nombre que querias para tu perro, Pastor-Verga. Convertiria cada ida al veterinario en algo divertido, en lugar de el bodrio que te comes escuchando a gente que trata a sus perros como si fueran personas y que no reconocen que son MASCOTAS (Según el diccionario: “Animal de Compañia”).

    Un Abrazo…

  11. Viejo Says:

    Che, cómo no se le ocurre a la kirchner adelantar un mes…

    aunque enero seguiría siendo asqueroso.

    Un abrazo joseph, que andes bien…

  12. jc Says:

    necesito ese encendedor

  13. Bonifacio Flores Says:

    Hola José. Para mí enero está bien. De febrero a Octubre no hay más que 2 ó 3 siestas. Todavía no sé de qué bicho se va a tratar, pero al próximo animalucho que consiga, le voy a poner Chinaski. Posiblemente otra tortuga.

  14. matias Says:

    Mis vacaciones no empiezan hasta finales de febrero. Y esos días voy a estar lidiando con la facu “/…

    Odio enero. mucho más que el año pasado -.-

    Saludos, José…

  15. José Playo Says:

    Ross: somos de esperar las vacaciones, todos. Saludos a los niños, las mascotas y al flaco. Nunca te lo dije, pero fue un gusto verte en la presentación. ¡Gracias!

    Martín: yo no me quejo de los artistas en particular, me quejo del buen humor en general, porque no lo entiendo con días como estos… Abrazo y gracias por las ilustraciones.

    Dayana: tiene algo de morbo que la hace irresistible.

    ceci: date una ducha bien caliente y, sin salir del baño vaporoso, vestite con mucho abrigo, así estamos acá por estos días. Besos y cariños.

    Vero: veo que Pastor-Verga no tiene aceptación, definitivamente.

    lucas: te compadezco, te entiendo.

    nene: qué lindo es cuando te putean con altura y encima te medican… Un abrazo grande, nene.

    elque: estaba intentando descansar un poco la cabeza, me propuse no contestar mails ni posts, para desenchufarme un rato, me pasé todo 2007 con el culo sobre la silla, por eso el mutismo.
    Se me hace que vos tenés siempre buen humor, estás “ahí” de ser artista, jaja. Abrazo.

    Tomasini Maria: todo pasa, ya lo sé. Soy ansioso, por eso debe ser. Gracias por el optimismo, en el texto queda como que lo condeno, pero sin él, en algunos momentos, no sé qué haría.

    Luchino: Pablo es pintor, pero pintor de cuadros muy buenos, a estas cosas las hace para ganar unos pesos, yo también andaría con una carpeta si pintara como él😉
    Sos el primero que aprueba “Pastor-Verga”, merecés mi respeto. Abrazo.

    Viejo: gracias, Fede. Ya pasa, ya pasa…

    jc: lo mismo le dije, lo venden en algunas estaciones de servicio, viene con tres cajas de Marloboro Box, pero no sé cuánto cuestan…

    Bonifacio: que no se te escape, lo único. Abrazo, Flores. Buen tipo, Flores.

    matias: qué garrón salir de Guatemala para entrar en Guatenerqueestudiar.
    Abrazo, matias.

  16. Malditos artistas Says:

    […] Malditos artistas Parece no molestarle que Chinaski huela tan mal. El médico perruno dice que es porque está lleno de parásitos y de bichos, que ya se le pasará. A mí me da asco tocarlo, así que lo muevo con la punta del zapato y me lavo dos o tres veces … […]

  17. Jackie Says:

    José: tu aburrimiento me tuvo leyendo atenta, muy bueno, casi pude oler la mierda líquida del cachorrillo… pobre, no lo patees, que es chiquito.

    Veo que siguen las mejoras en “tu casa”. No le pagues renta a la vieja chota, o mandale en un sobre, la mierda de chinaski.

    Supongo que para muchos de nosotros, enero es el lunes más largo del año. Estoy letárgica…

    Ceci, Nene, Viejo, ¡¡¡qué lindo verlos!!!! un abrazo

  18. nene Says:

    Jackie, para mì es un honor. Saludos!
    I`m back!

  19. José Playo Says:

    Jackie: hoy Pablo vino a terminar su trabajo, almorzó con nosotros y ahora está pintando con un compresor, así que contesto esto con las pestañas canosas de polvillo, estornudando de a ratos. Las “mejoras” son indispensables -de acuerdo a mi mujer-, porque nos recuerdan que no estamos viviendo en un hueco. En lugar de gastarnos la plata en un fin de semana en el campo, se la damos a Pablo para que venga a fumar al patio y a pintar un rato con su compresor.
    Además, acaricia un poco a los perros, eso no viene nunca mal.
    Apunto dos ideas interesantísimas, y las estudio y las celebro:
    -la carta de mierda para la propietaria, firmada por mi nuevo perro.
    -la analogía del lunes que dura hasta febrero.

    Me sumo, además, a la alegría del saludo del reencuentro. Sólo nos falta Walterio.

    Abrazos.

  20. Lucas, desde Dublin Says:

    Viste Playo que Chinaski te podia dar algunas alegrias? Los cachorros dan satisfacciones bizarras (que fulero que sono eso, por dio…).
    Abrazo.

    L

  21. ceci Says:

    Igualmente Jackie! Tiempo sin leerte!

    Saludos!

  22. José Playo Says:

    Lucas on the run: y lo peor es que te entiendo. Hoy pisé un sorete tuyo y me acordé de este comentario.

  23. Lucas, desde Dublin Says:

    Mio el sorete? como asi?

  24. José Playo Says:

    “Suyo”. Y no es que te esté tratando de usted. Me reí mucho con este comentario. Mi mujer también.

  25. Oda a Chinasky « Peinate que viene gente Says:

    […] husmeando en las casas abandonadas para ver si encuentro a un perro pequeño. Después de tanto despotricar por la llegada del Pastor-Verga, me sorprendo a mí mismo traqueteando bajo las farolas, repitiendo el seudónimo de un escritor […]

  26. elrober Says:

    es increíble descubrir ésos talentos en gente que uno presupone que no tiene cabeza para más que lo que hace (como le pasa a uno). El parrillero del restaurant en que trabajo sabe tocar la armónica maravillosamente, pero quema de tres a 4 pollos por mes. Una vez y a avanzadas horas de la noche yo me puse con la guitarra (rudimentariamente ejecutada) y el me siguió como si toda la vida hubieramos tocado juntos, me pasa lo mismo con la gente que acepto en mi pequeño círculo, tienen que tener “algo”, que se yo, ¿vida interna?

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: