Carta a la locura

Carta a MERTPienso en la mano quieta que ya no empuñará otro poema, en el animal furioso que hoy estará libándote las ideas.
Ochenta navidades te tomaron por sorpresa.
Recuerdo una tarde. Me senté a tu mesa con los fantasmas podridos de la ausencia. Y razonaste por última vez.
Ese día te compartí con los muertos. Te escuché con miedo declarar el tráfico silente de espectros azulados que rozaban los respaldos de las sillas, y vuelvo a jurar hoy que, por mucho que separara los párpados, ni cien gramos de alma en pena me llevé entre las pestañas.
Todavía sueño que compartimos lecturas en esa misma mesa que ahora más que nunca nos depone.
De un lado los cuerdos, del otro los fantasmas en pijama que te esperan.
Te visité una vez más. Ya en ese espacio lento, medroso, tan de mesas de luz con pastillas y vasos de agua fresca y enfermeras. Y me rendí ante tus ojos, rogándote que ya no me hicieras contabilizar tus aparecidos, tus señores de sobretodo mojado esperándote junto a las llaves de luz y las puertas. No lo dije entonces, pero en un baúl tan imaginario como la novela que inspiraste, he confinado a tus muertos para que no asomen las falanges y me sorprendan.
Los enmascarados y los que no tenían piel. Los que babeaban lágrimas negras.
Todos ahora callan y esperan.
Acá, en esta tierra firme en la que no tengo el privilegio de la almohada que carga tu cabeza, pienso en tu despedida.
Compadezco al techo fijo que recibe de mala gana tus plegarias, compadezco a los pasillos que ofician de laberintos para disolver las buenas ideas.
Hoy soy una traición que alienta al animal que te acecha.
Que no se rinda, pido.
Que acabe de una vez, que por fin devore las deshoras, el hastío, los balbuceos sacrosantos, las blasfemias subjuntivas.
A ver si algún día suena este teléfono y me cuentan que te has ido.
A ver si puedo dejar caer los brazos para que se diluya febrero y tu irrealidad me deje en paz.
Que de noche escucho gruñir el hocico sobre el festín que es tu cordura sangrante.
Que lloro en sueños estáticos de los que no puedo emanciparme.
Despertar es emerger el rostro del agua.
Que lloro. Y soy como las piedras:
cubro cuerpos fenecidos que burbujean.

No los quiero destapar.

Acompañaba a este post, originalmente, una línea de código que permitía que cada vez que se cargara, mostrara una imagen diferente. Yo armé estas:

bb1.jpg

bb3.jpg

1-copia.jpg

Y algunos lectores se coparon y colaboraron con las suyas. Entre esas, destaco las que envió un chico cuyo nombre no recuerdo, que trabajó en un manicomio (palabra horripilante si las hay).
Hago salvedad sobre la segunda, que es un reflejo en un charco:

0_755.jpg

espejada.jpg

mujer2.jpg

mujer.jpg

Si volvés a pasar por acá, estaría bueno que me recordaras quién eras, así renuevo el agradecimiento.
Abrazo,

José.
.

Blogalaxia Tags , , , , , , , , , , , , , , , ,
Technorati Tags , , , , , , , , , , , , , , , ,

Etiquetas: , ,

25 comentarios to “Carta a la locura”

  1. nano Says:

    No se como aparecí aca…. pero me acuerdo que empece en pagina 12.
    Ayer me llamo mi amiga, una muy buena, y me conto q a su papa le diagnosticaron demencia. Que cosas raras que se dicen por telefono a veces….
    Ahora leo esto y no creo que todo sea casual, que se yo…
    Entonces…solo decir que me gusto y me aplasto mucho lo que escribiste.
    Un abrazo

    Nano

  2. Vero Says:

    “Pienso en la mano quieta que ya no empuñará otro poema, en el animal furioso que hoy estará libándote las ideas” (Me mató esta frase… excelente!!)

    A veces pienso este destino ya escrito para mi. Aunque no creo en el azar, esa idea deambula en la cabeza desde hace años.
    Le temo a los perros ladrando en la bañera mientras leo poesías, a las gatas castradas por higiene, a los cachorros guachos de la calle, al ambo que calzo cada día con valor.
    Prefiero el manicomio al balanceado, la poesía medida a esta celda donde los animales se liban las ideas.
    No se si es tan de loco sentir ese hurto cotidiano o capaz que yo ya estoy un poco loca en este ambiente.
    Un beso José, muy muy buen post, como siempre…

  3. Javier Says:

    Soy el que te envío las fotos. Siempre me paso a leer algo por acá. En realidad estuve en el Neuropsiquiátrico de Oliva, el Vidal Abal, realizando un documental para mi tesis de Cine. Es muy triste todo ese lugar, esa forma de vida, esa despersonalización, pero también las cosas buenas se potencian mucho. Hay historias de amor increíbles, corazones que aman con sus carencias y soledades que hacen que valoremos lo que nosotros (los locos de afuera) tenemos día a día.
    Un abrazo José, me encanta el sitio.

  4. Sabri Says:

    Me encantó. Que lindo que escribis José.
    Un beso.

  5. hipogrifos Says:

    excelente post. siempre me ha gustado esa forma de escribir en la cual parece que estas contando un cuento y te animas con metáforas que terminan convirtiéndose en poesía. No hay una línea cierta que divida el terreno que estás pisando. Neil Gaiman lo llama “los lugares blandos”, nosotros para no tener que inventar nombres nuevos les llamamos post.

  6. PabloS Says:

    Soy yo, Pablo.
    Pabloooooooooo, bolaaaaaaaaaa!!

  7. lola Says:

    José:
    lo haía leído antes y me emocionó la forma de contar esa locura que sólo los que la vivimos de cerca podemos conocer…y hasta por ahi nomas. Esta vez se me pianto el lagrimón de nuevo; hacía mucho que no leía esa página de mi vida. Es bueno saber de donde venimos para saber a donde vamos dicen, no se si me sirva…pero me gustó relleer y recordar a gente que ya no está.

  8. carla200403 Says:

    SORPRENDENTE JOSE PASO POR AQUI TODAS LAS NOCHES PERO SON POCAS LAS VECES EN LAS QUE LOGRO VENCER MI COBARDIA Y ME ANIME A ESCRIBIRTE. NUNCA HAS DEJADO DE SORPRENDERME.

    BESOS

  9. NatiRioIV Says:

    Yo tambien entro todos los dias… Leo lo nuevo y vuelvo a leer mil veces lo que me gusto… Me siento privilegiada por poder leerte y cada vez que puedo recomiendo la pagina, a los que disfrutan de la lectura, a los que no y acá arrancan, a todos… y no hay quien no se sorprenda. Gracias Jose por compartir esto con nosotros, que somos mas de los que parece!! Un beso

  10. ceci Says:

    José: Qué justo homenaje, si pudiera leerlo estaría conmovida como lo estoy yo.
    Todavía tengo presentes sus palabras de homenaje para EFF.

    Me arrancaste lágrimas.

    Un abrazo.

  11. C. Says:

    “Compadezco al techo fijo que recibe de mala gana tus plegarias”…
    hasta que se nos caiga el techo.

  12. El_Agustin Says:

    Tengo la piel de gallina… boludo de mierda, me hiciste llorar!! Estoy en tribunales y “…una lágrima asomaba que yo no puede contener…”

    Excelente.

  13. aixaresto Says:

    Hola:

    Me gusta tu juego de palabras. Es un escrito dinámico que te invita a sumergirte en la fantasía del mundo de los locos y de los cuerdos.

  14. matias Says:

    “Acá, en esta tierra firme en la que no tengo el privilegio de la almohada que carga tu cabeza, pienso en tu despedida.
    Compadezco al techo fijo que recibe de mala gana tus plegarias, compadezco a los pasillos que ofician de laberintos para disolver las buenas ideas.”

    El mismo ánimo que se puede leer en las caras de los parientes de los pacientes.

    Excelente post, José

  15. madre Says:

    “…Que de noche escucho gruñir el hocico sobre el festín que es tu cordura sangrante…”
    Me impresionó la metáfora.
    Muy bueno José. Felicitaciones.

  16. nelida Says:

    Qerido Jósé: te leo y no dejo de volver al tiempo que hice mi pasantía, como acompañante terapeútica, en un geronto-psiquiátrico de aqui, Alta Gracia!! La primera impresión era que viviamos mundos ajenos, distintos, con el correr del tiempo, aprendí a estar en sus mundos, sin entrar en ellos. Nadie puede entrar, no hay grietas por donde entrar y reconocer al que fué o sigue siendo bajo un muro inquebrantable de soledades y carencias. Y de pronto estallaban las lágrimas o las risas de la nada!! y sus reflexiones en determinados momentos, eran mas sabias que las nuestras. Es como si la sabiduría estuviese a flor de piel, pero teñida de irrealidades ajenas, de realidades para ellos. Muchas veces allí, me pregunté ¿no sé si son ellos, o nosotros los locos?

  17. "el que sigue" Says:

    puta! este texto realmente me supero. Me encantan muchas partes y me hicieron sentir muchas cosas. Pero no lo puedo entender en una profundidad que me satisfaga, todavía no me da para esto, lo estaré reeleyendo en stos días. Estos son los momentos en los que me siento más ignorante. Estos son los momentos que me dan ganas de crecer. Gracias. Me produjiste algo muy parecido a la última peli de David lynch (o como se escriba), “imperio”, que depaso te la recomiendo.
    Un abrazo.

  18. José Playo Says:

    nano: extraño el camino recorrido, me alegra saber que llegaste bien.
    Qué bajón esa noticia. Yo ya no sé si creo en las casualidades, ¿vos sabés? A veces creo.
    Un abrazo y espero que vuelvas.

    Vero: gracias por compartir lo suyo también, es un gusto. Abrazo grande.

    Javier: qué bueno volver a leerte, che. Pensé que no iba a poder engancharte más, me alegra saber que todavía estás por acá, aunque en silencio. Gracias de nuevo por las fotos y por la aclaración, tenía medio difuminada la historia de Oliva y tu trabajo.
    Un abrazo grande y gracias.

    Sabri: gracias, un beso.

    hipogrifos: qué lindo comentario, muchas gracias. Me encantó lo de Neil Gaiman, “lugares blandos” es en sí mismo un excelente título para calificar cualquier cosa, muy lindo que lo cuentes.

    PabloS: ¿ah?

    lola: a mí, la verdad, no sé si me hace tan bien. No me puedo resistir a escribirlo, que es distinto. Los horrores a veces tienen rostros tan cotidianos…
    Yo no soy valiente, no hay nada que hacer.

    carla200403: no importa si no escribís, importa si te sirve de algo pasar, si es así, me pongo contento. Abrazo.

    NatiRioIV: gracias a vos y a ustedes, es muy emocionante, en serio. Un beso a Río IV, no conozco, tengo ganas de ir alguna vez, dicen que es muy lindo.

    ceci: te aseguro que si pudiera leerlo me apuntaría varias sugerencias, eso lo hace incompleto, eso me hace disfrutarlo también.
    Abrazo.

    C.: ponele.

    Agustin: eso sí que es meritorio, tenés menos corazón que Fray Mamerto Esquiú, así que eso sí que es meritorio. Bien por el texto, no por mí.

    aixaresto: gracias, un abrazo y bienvenida.

    matias: gracias, matias. Un abrazo grande.

    madre: gracias, madre. Nunca me canso de agradecer.

    nelida: quienes hayan visto de cerca la locura corren esos riesgos, creo. Es lo que, naturalmente, ponemos primero para entender. Me pasa igual, quiero decir. Abrazo.

    elque: se agradece el comentario y la recomendación. Más el comentario, te diré. Me gustan los comentarios así de sinceros, como el que me mandaste por mail. Te lo contestaré en breve, estoy hasta las tetas, Crist. Pero gracias. Abrazo grande.

  19. Armenio Says:

    que hijo de puta, no podes escribir asi
    buenisimo

  20. José Playo Says:

    Armenio: gracias, me hacía falta que me lo dijeras vos, viste cómo soy.

  21. Nati_RioIV Says:

    Jose:Cuando quieras avisa nomas! yo estudio en San Luis, pero me voy volando a mi tierra si tengo que ser tu guia turistica (no hay mucho para ver igual pero lo puedo adornar un poco…), pero igual, emocionate porque vale la pena… los Puntanos de a poquito saben lo que es EL TALENTO CORDOBES… y los riocuartenses tb!! Mi vieja te lee siempre, excepto por algunos lapsos de dias en los que te culpa de sus virus computadorezcos…. pero siempre reincide, hermosas recidivas!!!!jaja Besos

  22. José Playo Says:

    Nati_RioIV: qué maestra tu vieja, mandale un beso. Algún día voy a ir a Río Cuarto, ya fui a los otros tres, es el único que me queda por conocer.
    Abrazo.

  23. anabel Says:

    Che buenísimo… hacia mucho que no sentia tantas cosas al leer. Me llegaron muy adentro estas palabras. Las imágenes estan geniales, acompañan muy bien.

  24. Florencia Says:

    Jose, de casualidad me encuentro buscando informacion sobre mi especialidad y caigo en tu blog. Muy impresionante la estetica de tu escritura.
    Por otro lado, creo que no hace falta ir muy lejos para ver lo que describe tu poesia. En la vuelta de la esquina se encuentra la locura y estan fragil la linea entre los que algunos llaman locura y cordura. Para mi es puro rotulo, pura estigmatizacion.
    Estoy en el ultimo año de psicologia y trabajo con drogadependientes y soy acompañante terapeutico, y entre todos esos viajes he llegado a la conclusion que antes de seguir hablando, escribiendo, humedeciendo nuestros ojos, hay que comenzar a HACER….por que es hermosa la poesia pero cuando nombra locura es mejor hacer para que no existan poesias sobre ese tema….
    Igual te aplaudo

  25. José Playo Says:

    anabel: muchas gracias.

    Florencia: a veces la poesía es la última espada que podemos levantar para pelear cuando la locura ya cruzó nuestras murallas. Igual disfruté mucho con tu comentario. Mi mujer es psicóloga y a mí me faltaron cuatro años para lograrlo. Son buena gente. Va un abrazo.

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: