Licencia (II)

Ensayo de carta para ningún Cabezón en particular:

Te escribo para contarte cosas. Así ahorro en mails y en teléfono descompuesto.
Además, escribiéndote evito resumir mucho. Resumir los sentimientos es de medio pelo.
Por acá todo sigue casi como antes. Hoy hizo calor, ayer también. Ya empieza el clima sofocante, el cambio de remeras frenético, las mujeres con sandalias, las puteadas con las que bautizamos los trámites en el centro.
Acabo de salir al patio para derramar 15 litros de agua potable sobre el cemento. Viste que acá no nos medimos con los gastos; lavamos los autos con agua potable, nos bañamos con agua potable, cagamos con agua potable, apagamos los incendios con agua potable.
No seremos el primer mundo, pero algo que no nos falta acá es agua e ideas para usarla.
Te decía que estaba en el patio y la humedad levantaba una frescura que se estacionaba debajo de las primeras flores del ciruelo. “Nostalgia ridícula con perfume de ciruelo” se debería llamar esta noche. Me fumé un pucho mirando las luces del barrio. Ventajas de tener pirca petiza y un metro ochenta y nueve de humanidad con los talones lejos del suelo.
Cuando cierro el ojo derecho veo aureolas alrededor de las farolas. Supongo que tengo el ojo fatigado, no sé. Viste cómo son los ojos. ¿Y las narices? Ayer jugaba con mi hija. Su nuevo entretenimiento es estirar la manito regordeta y arañarte la nariz. Cuestión que me metió un dedito de esos y me abrió un surco en la cara interna del tabique. Sangré y reí por igual. Últimamente no puedo sacarme de la cabeza el cuento de Fontanarrosa “Nadie nunca me pegó tanto como mi hijo”. Cuentazo.
Tengo hija, ¿sabías? Increíble. Ella, digo. Te mando fotos, la cara que tenemos lo dice todo.
Estamos saliendo mucho, ¿sabés? Ya no es como antes, a la enana le gusta conocer lugares, no sabés cómo mira. Se queda con la carita fija mientras se muerde el labio y estudia, ponele, un árbol, un edificio, cualquier cosa. Así que le damos el gusto y la llevamos a ver cosas. De paso vemos cosas nosotros también. Fuimos a conocer El Buen Pastor, increíble todo lo que la fascinaron las esculturas que hay adentro, igual que la fuente. Qué loco colgarse con una fuente. Con una escultura, todavía. Pero ¿con una fuente?
Estoy por presentar mi segundo libro. Contentísimo estoy, ¿cómo mierda voy a estar? O sea, tengo hija que me lleva de la nariz a conocer lugares, un par de libros, agua potable en el depósito del baño y una nostalgia con perfume de ciruelo. Por primera vez en la vida me siento bien, tranquilo, calmo. Hay cosas que dejan de importarte cuando otras cosas empiezan a brillar más que nunca.
Me gustaría que estuvieras acá para explicártelo con detenimiento, manteniendo tu vaso siempre al tope, mientras te propongo que brindemos y brindemos.
Tampoco me quejo, ojo. Está bien así como está. A la distancia hay que respetarla. Y además, la lejanía es inversamente proporcional al afecto por las cosas que están en la relomada del upite. Yo me entiendo.
Mañana, por ejemplo, tengo que ir a la Plaza San Martín. Vamos a soltar unos globos con los chicos de un colegio. A mí esas cosas, ya sabés, medio como que me dan por los huevos. No puedo dejar de pensar en la cara de pelotudo que agarra uno cuando suelta un globo. Es una cara de pelotudo categórica, indiscutible. Pero la causa es buena. Adhiero. Y los chicos se vienen preparando desde hace rato pintando hojitas para que vuelen con los globos. Daría un meñique por hacer que un globo de esos aterrice en tu cabeza. Imposible, claro, por eso daría un meñique. Si hubiera media posibilidad, ni en pedo apuesto un dedo. Que no soy tan macho, vamos.
¿Cuánto llevamos ya?
El tiempo cuando pasa voltea los postes, los alambrados, las pircas, los paquetes de galletitas, los azulejos.
Ayer, sin ir más lejos, pasó como tiro por la ventana de casa y se clavó en el espejo. No voy a entrar en detalles. Un moco. Digo, viéndome en el espejo descubrí que tenía uno. No te puedo explicar la cara de pelotudo que agarro cuando me hurgo la nariz. Mucha cara de pelotudo. Casi tanto como cuando suelto un globo.
Estoy metido en un montón de proyectos, la mayoría con buena gente. Tendrías que ver la cara de pelotudo que pongo cuando descubro buena gente.
Mirá la hora que es y yo todavía levantado.
Es culpa de los globos, de las cosas que tengo que hacer y que me ponen nervioso.
Reconocé que te reíste con lo del globo.
Mi hermano se ríe.
Tendrías que escuchar cómo se ríe cuando le cuento estas cosas.
Mi hija también se ríe. A veces creo que entiende lo que es una cara de pelotudo. Ejemplos no le faltan.
No me molesta hacer público que te recordamos con cariño. Que te recuerdo con cariño.
No tanto como para tres pasajes y dos bolsos, pero por ahí, mirá.
Brindo por vos esta noche de agua potable y nostalgias de ciruelo.
Me va a poner contento saber que harás lo propio cuando llegue el momento.

José.

35 comentarios to “Licencia (II)”

  1. Viejo Says:

    jaja, excelente. Yo también entiendo lo de la cara de pelotudo, soy víctima de una. Sería una exepción la cara de tipo listo, te diría.

    Lamento no exPLAYArme, pero debo de empezar a laburar.

    PD: BOLUDO, sos papá!

    Un abrazo!

  2. Viejo Says:

    CORRECCION del párrafo anterior: excepción, queterrecontra…

  3. El_Agustin Says:

    Muy bueno José… y me reí muchísimo con lo de los globos. Se dieron vuelta varios acá en Tribu para ver de quién era esa carcajada.

  4. SUGUS (ats) Says:

    Quiero ver tu cara de pelotudo tirando globos!!! jajaja, debe estar compitiendo con la mia cuando veo un bebe o lo tengo en brazos… es incontrolable la ternura y pelotudez me invaden.
    A que hora es lo de la plaza? yo trabajo a la vuelta pero nunca me entero de nada😦
    Besos jose y muy buena la carta, q tengas excelente dia (con globos y libros)

  5. nelida Says:

    y… los bebes nos enternecen, nos desaparecen, nos pierden ¿será porqué nos traslada a esa inocencia escencial natural, de ser quien somos y dejamos de ser o fuimos, o vimos y nos volvimos o nunca regresamos y nos perdimos en una caotica dicotomía existencial? ja! me perdí!!!
    Está hermosa la carta, sobre todo porque parece escrita con tinta del corazón!!! adeuuuu

  6. Claudia Contreras Says:

    Rica tarea de relatar el cotidiano, mira que te presumo que la mia esta en la etapa de escucharme y gemir y soltar el llanto … jajajaj!! a veces pienso que me ve como una teta gigante jajajaj!!! satisfecha su hambre me regala una sonrisita de satisfacción… ays!! tienes razon bien vale la pena las desveladas.

    Un abrazo José!!

    Te sigo a la distancia

  7. La Eli Says:

    Que lindo, la vieja y querida carta en papel y tinta, la que tardaba un mes o quince días en llegar! la que cuando recibías una respuesta si no te habías tomado el trabajo de transcribirla (cosa que yo nunca hacía) ya no recordabas lo que habías contado en “aquella carta” y tenías que rearmar con la imaginación los huecos que dejaba la falta de memoria… Ahhh creo que me dieron las nostalgias de ciruelo! Esta noche salgo al patio a fumar un pucho bajo las flores del ciruelo, si señor!

  8. Elfer_net Says:

    ademas de poner cara de pelotudo para soltar un globo (sea inflado con helio o de esos de navidad) tb ponemos cara de pelotudos cuando estamos abajo del agua. ¿por que? cosas que no sabremos explicar.

  9. "el que sigue" Says:

    jajaja…que lindo se siente escribir las cosas de uno asi de simple no?
    es como para mi tararear… me cambia el animo.
    Con respecto a la cara depelotudo….te confieso que eh diseñado con los años de una manera casi cientifica mi gesto más comun, digamos el que llevo cuando no voy pensando en nada, para disimular la cara de pelotudo que me impusieron genéticamente. Parece un bajón asi como lo cuento, pero en realidad es toda una evolución para mi! taampoco la gilá…

  10. Lucas Gilardone Says:

    Hoy nacio el hijo de un amigo. Yo estoy en Budapest. Ladislao (el hijo de mi amigo) nacio en Cordoba, claro, donde nace la gente que uno conoce. Y sus hijos.
    Despues de preparar los fallos de DDHH para mañana y comentarlos, me sentare en la escalerita de la residencia con una cerveza en la mano. Y, mirando el paso de los ultimos autos que lastiman la llovizna en la avenida Kerepesi, brindare por Ladislao (el hijo de mi amigo, el que nacio en Cordoba) con mi mas perfecta e imperturbable cara de pelotudo, estrenando algo asi como la nostalgia. No tengo ciruelos, pero no importa, por algun motivo tiendo a pensar que los ciruelos y la llovizna y los nacimientos, son todos incompatibles entre si.
    Abrazos.

  11. "el que sigue" Says:

    uh,recién releí y está escrito para el orto, igual se entiende…¿?

  12. leandro Says:

    muy bueno josè y tanbien tengo ejemplo de cara de pelotudos muchos ejemplo capas que yo puedo ser para otras personas un ejemplo pero el mejor ejemplo es el pelotudo del hijo del dueño cuando quiere mandar a alguien y no le da bola

  13. Camilo Says:

    José, Lo bueno y jocosa de parte de la prosa no llega a opacar el profundo sentimiento que contiene. (pará que me sople los mocos que es en serio)
    Por otro lado, intento imaginar tu cara de pelotudo pero tal vez sea más fácil cuando te conozca… la peor parte es que cada vez que lo intento, veo mi propia cara de pelotudo…

    PD: Intriga conocer el destinatario.

  14. vagina way Says:

    ja ja ja me estoy riendo mucho con el giro que han tomado los comentarios. Son geniales esas caras de pelotudos “el que sigue” tenés toda la razón del mundo, ja ja cuando uno va caminando, colgado, pensando en cualquiera, algo, un sonido, una persona que pasa, un auto, te devuelve a la escena, y ahí estás, ahí estoy con un “cara pelotudo” terrible y lo primero que uno intenta hacer trás ese momento es cambiar, las facciones, los gestos de lugar, maver si se disimula un toque… jajaj

  15. vagina way Says:

    Ah y Leandro, la cara – pelotudo del hijo del jefe que tiene que mandar y no le dan bola… es una de las cara-pelotudo más graciosas que he visto en mi vida jajjaja

  16. "el que sigue" Says:

    vagina: (que gracioso que es poner “vagina:”) si, la diferencia es que ya estoy acostumbrado a llevar esa nueva cara configurada artificialmente. Lo que significa que me tienen que conocer para darse cuenta de lo pelotudo (creo que ya me arté de leer o escribir esta palabra). Y como aclaré antes, tampoco la gilá..

  17. nene de antes Says:

    el tiempo cuando pasa voltea todo.
    verdaderísima verdad.
    ahora el que se puso nostálgico soy yo.
    gracias por eso, que hacía mucho que no visitaba nostalgia esquina lagrimones…

  18. Lore Says:

    A mi últimamente me pasa lo mismo que a Lucas Gilardone, pero al revés: los hijos de mis amigos cordobeses nacen desparramados por el orbe….y no, no me logro acostumbrar, y extraño como loca….

  19. El_Agustin Says:

    Muy buena la presentación del Libro/Revista de Emanuel y aún no entiendo cómo hice para levantarme a las 6:30 y venir a trabajar… pero lo bueno es que no se me nota en la cara…
    Playo, vos estás bien no??

  20. Ve Says:

    Lucas Gilardone, ¿vos sos amigo de Rocío Galindo que vivía en Cadiz pero ahora creo que vive en Madriz?.

  21. libeluladeacero Says:

    Iba a poner que lindo.
    Y no me decido si lo lindo es escribir la carta desde ese lugar tan bien en el que estás, o recibirla como amigo.

    Putas distancias, grandes palabras que las aniquilan.

  22. Lucas Gilardone Says:

    Ve, no conozco a Rocio Galindo, al menos hasta ahora. Creo. Pero creo tambien que me gustaria serlo.
    Besos.

  23. José Playo Says:

    Viejo: jaa (por los dos comments).

    Agustin: te van a echar a la mierda y yo no quiero ser el responsable.

    SUGUS: lamentablemente no llegué a leer tu mensaje para avisarte que fue para inaugurar la feria. Con seis globos pude largar una Peinate, que pasó por encima de La Catedral y se fue rumbo a la Ciudad Universitaria. Andá a saber a quién se la puse de sombrero. Abrazo y gracias.

    nelida: la letra con sangre entra. Gracias, nelida.

    Claudia: yo creo que es así, que los hijos al comienzo sólo entienden de pezones y el resto los tiene sin cuidado. Pero esa sonrisa… Abrazo y gracias por seguir.

    Eli: tenés razón, qué buena observación, me ha pasado de quedarme leyendo párrafos en respuesta a cosas que no sabía qué eran. Qué buena observación. Aguante el ciruelo.

    Elfer: me reí mucho con lo de la cara de pelotudo debajo del agua, creo qeu para eso se inventaron las antiparras, para verle la cara a los demás. Grande, Fer.

    elque: ahora me queda la duda de saber qué cara es la qeu te conozco. Gracias por ir los otros días. Abrazo.

    Lucas: muy linda tu postal, Lucas. Me llevaste hasta esa avenida sin pasaporte. Se agradece.

    elque: sí.

    leandro: no sabés lo que me reí con lo de la cara del hijo del dueño.

    Camilo: la cara de pelotudo es un rictus de pasividad que se repite en todos. El destinatario no importa, lo que importa es que lo lea y ya. Abrazo.

    vagina way: no hay peor cosa que esa cara de pelotudo reflejada en una vidriera. Está genial el ránking de caras de pelotudo, habría que hacer una lista.

    nene: no está mal mojar las patas en la fuente de cuando en cuando. Que le aproveche.

    Lore: a mí me pasó algo similar también, en un momento el 70% de mis conocidos “encargaron familia” (otro término para poner en la lista de los más odiados, “encargar familia”). Me desconcertó, te digo. Tal cual.

    Agustin: yo tampoco entiendo. El pedo me duró hasta el otro día, igual que el malestar general.

    libeluladeacero: las dos son lindas instancias, ver el sobre asomar la pestaña por debajo de la puerta es tan alucinante como esperar la respuesta. Beso.

  24. kbzas Says:

    Me gusto mucho sr. Playo, hacia meses que no recordaba las luces de mi barrio.
    PD: P/ “el_agustin”, tal ves no se te notaba en la cara ( porque no te miraste en el espejo), pero si en la baranda… jajaja. GRACIAS POR LOS CONSEJOS Y SUGERENCIAS DIARIAS, UN ABRAZO.

  25. José Playo Says:

    kbzas: que le aproveche y gracias por pasar. Ahora, fíjese con quién se junta, mi estimado. Abrazos.

  26. "el que sigue" Says:

    la duda es lo que nos hace humanos.

  27. grillito Says:

    para mí la nostalgia es un sentimiento recontra angustioso.. y encima: inevitable… pero qué buena onda tragicómica para describirlo, josé.. no me canso de decirlo.. un placer leerte.
    pasé por la feria (cambiando de tema) para pispear, ta lindo che..
    besos

  28. José Playo Says:

    elque: iba a poner que la podonga es lo que nos hace hombres, pero no voy a caer en semejante bajeza cuando tenés tanta razón.

    grillito: yo estuve ayer por primera vez, voy a ir esta semana también un par de veces. Está linda, sí. La vi más concurrida que el año pasado. Salduos.

  29. gripe Says:

    me pasa seguido eso de querer tener al lado gente que quiero un montón y que por esas cosas de la vida dejo de ver por mucho tiempo, o que los veo, pero no les digo (tambien por esas cosas…) lo que siento por ellos. Una vez me dió la loca,(en tiempos de poco mail y menos blog) y empecé a mandar cartas por Correo Argentino a gente que incluso vivía en mi propia casa, a mi hermana que vivía a media cuadra y a un amigo que vive al frente, todos se emocionaron y hasta el día de hoy lo recuerdan. Ahora por ahí me agarran ataques de sms y hago lo mismo pero por teléfono…

  30. José Playo Says:

    gripe: es muy buena la de las cartas a los que están cerca. Muy buena idea. Son las cosas que me propongo recordar para mejorar mi relación con los demás (soy muy descuidado con los demás) y que jamás recuerdo.

  31. gripe Says:

    es que las cartas de carne y hueso conllevan ese ritual que implica mirar a trasluz la ubicación que tomó dicha misiva (eso es casi como mirar las faldas de una mujer de piernas bellas a traves del sol), romper el sobre es encontrarse con algo que nunca fue abierto(eso es casi como desvirgar a la susodicha) y luego leerlas sabiendo que va a ser tuya para siempre(ahi me encantaría contar con la papelera de reciclaje)…

  32. José Playo Says:

    gripe: muy buena también la de las cartas de carne y hueso. Estás afiladísimo.

  33. elrober Says:

    chás gracias, debe ser que te estoy leyendo más seguido y prestando más atención, te confieso que a principio (hace muuucho) leía casi exclusivamente lo que me hacía reir, pasaba que en ese tiempo sólo me permitía leer historia, ahora cambié, evolucioné, en definitiva, me peiné

  34. José Playo Says:

    elrober: ¡cuánto me alegro! Felipe Pigna te debe estar puteando, pero cuánto me alegro.

  35. elrober Says:

    Aunque no lo creas, todavía no leí nada de Pigna, he leído tanta historia de la otra que me dá un poco de cuiqui leerlo a él. Sí en Caras y Caretas y en el historiador.com , pero para llegar a los libros me falta mucho.

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: