Mínima historia central

Me contó mi hermano que demolieron la esquina, por lo tanto, este texto (publicado en el viejo blog) debería cambiar el tiempo verbal.

ex exquinaEn 25 de Mayo y Maipú, para quienes no saben, hay un bar.
Es un lugar asqueroso, con mesas en la calle y una sola especialidad: hombre rubio junto a la ventana las 24 horas, feriados y fiestas de guardar.
En la vereda, con miradas turbias, dos tipos se preparan para entrar.
Le gritan:
—¡Puto, culo roto, salí, vení a pelear!
Los insultos se suceden, el parroquiano no se mueve ni mira para atrás.
No hay un gesto en esa cara que invite a confrontar, sólo un par de ojos que vienen y que van.
—¡Cagón, sorete gringo, vergüenza te debería dar!
Y la paz de esa impronta, resistencia inspira, nada más.
El mozo adusto limpia con un trapo el ventanal, afuera los autos pasan, adentro las cosas siguen igual.
—¡Maricón, niña frágil, la concha de tu mamá!
Como movido por una fuerza invisible, por una mano sobrenatural, el rubio de la ventana se hace eco y sale mordiendo el labio de la ansiedad.
Un silencio momentáneo embarga a los agresores que antes a punto estaban de estallar.
El rubio, cuchillo en mano, dos pies en la calle tiene ya.
—Con mi vieja no se metan —dice antes de avanzar.
A uno lo engancha en el costado y la sangre salpica el lugar.
Con temor el otro ataca, buscando al amigo vengar, para llevarse una estocada debajo del maxilar.
Rojos los cuerpos yacen en la esquina del bar.
El rubio regresa a la mesa y pide el trapo de limpiar.
Mientras le devuelve el brillo a la hoja, la gente se junta a mirar.
En 25 de Mayo y Maipú, para quienes no saben, a metros de la peatonal.

16 comentarios to “Mínima historia central”

  1. leandro Says:

    muy groso el relato capas que sea una pelotudes la pregunta pero esto paso o es uno mas de tus relatos muy grosos?? Saludos Leandro.

  2. esty Says:

    Me encantó el contraste agresivo entre puto culoroto y niña fragil, al menos uno quedaría mas que enojado, medio desconcertado frente a tal utilización de insultos.

  3. Nardo Escanilla Says:

    jajajaj! a mi vieja que la puteen!!!
    pero es cierto!
    me dicen algo como “culo roto niña fragil” y no haria eso porque soy un cagon, pero como les sacaria el cuero a esos dos con mis otros amigos cagones.
    bien Jose

  4. Darío Says:

    Me acuerdo que cuando salió este post en la vieja peinate (a propósito ya le quedó el mote de la “vieja peinate” casi que la hemos hecho histórica! jaja) no supe darme cuenta si había sido verdad o solo otra de tus increibles maquinaciones Playo. Bueno, guess what? sigo en la misma!!! jajajaja de terror. Pero no sé nunca salió en los diarios algo así.

  5. Darío Says:

    Y no sé porque cuando estoy logeado en wordpress mi nick no aparece como un hipervínculo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  6. Walterio Says:

    Cuando el otro día pasé y vi que estaban por demoler la esquina, me acordé de este relato, de la puerta a la nada del primer piso y de cómo están haciendo bosta la ciudad de Córdoba.
    Quizás esa esquina no haya tenido ningún valor estético-arquitectónico, ni histórico, pero desde el momento en que la rescataste para la ficción, se convirtió en un referente poético de sensible interés para quienes te leemos…

    Luego los afiches se pavonean con frases como ésta: “sería bueno que gobierne la honestidad” y yo me pregunto, ¿es honesta una gestión que aprueba la especulación inmobiliaria? ¿es honesta una gestión que no sabe cómo proteger el patrimonio cultural? ya vimos también lo que le pasó al pobre teatro Comedia.

  7. Lourdes Says:

    Cordoba como la conociamos, quizas quede en algunos pocos lugares. Cuando en años nos pueblen solo edificios con nombre como “centauro XIX”, a tus escritos me remitiré mostrandole a mis nietos: “ven, asi era en mi epoca”, y ellos me manden a cagar con algun celular cancerigeno.

    Desde hace tiempo no pasaba por peinate a dejar la marca de mi pezuña, pero la he seguido. Ahora, en la nueva etapa tambien estaremos.
    Saludos afectuosos, José.

  8. El Dogo Says:

    Me gustó cuando lo leí la primera vez y me encanta releerlo hoy. “niña frágil, la concha de tu mamá” es muy bueno.
    Otra cosa, no es por defender a nadie (sobre todo si son indefendibles), pero el Comedia estaba por ser una un edificio de dptos de 3×3 y la municipalidad lo compró (compramos). Después pasó lo que pasó y es tristísimo, una patada cobarde a la cultura mientras está en el piso.

  9. SUGUS(ats) Says:

    siempre le comento a mi amiga este post, ella vive en la misma cuadra y cuando pasamos por la esquina en cuestion… le digo “tendrias q leer el post de la vieja peinate, la describe tan bien” y ahora por fin lo va a poder leer!!!
    Gracias Playo por traer el post del baul de los recuerdos
    Besos y q tengas muy buen dia!

  10. Walterio Says:

    Y bueno, lo de aquella vez: entre Borges y el Marín Fierro… un gusto.

  11. elrober Says:

    lo que yo no entiendo ahora y no entendí la otra vez que lo leí es porque le dice …”la concha de tu mamá”… y no …”la concha de tu madre”… como lo diría como un nacido por estos pagos. Para mí que esos dos de afuera eran putitos, de los resentidos, no de los otros piolas y que no joden a nadie. De los que locos de amor por el gringo deciden morir antes que dejarlo vivir en paz, qué se yo???!!!! .

  12. Davor Says:

    Esperé casi un día, quería saber si el hecho era verídico o ficción, o tal vez realidad adornada (género muy difundido en un pueblo).
    Más allá de eso, hoy, si alguien le dice puto a otro en tono de insulto, primero lo denuncia ante el INADI, seguido de una demanda por injurias y si procediese por calumnias… Antes, ante un insulto, muchos tenían ese tipo de reacciones y por ende, la gente media sus palabras… creo ese sistema judicial era mas eficiente. Será cuestión de volver a las fuentes.
    Este comentario será suprimido en 10,9,8,7,6,5,4,3,2,1 piiii….

  13. José Playo Says:

    leandro: no sé si importa tanto que haya pasado o no. Algunas cosas pasan de una forma y algunas personas las vemos de otra.

    esty: el insulto es un arte.

    Nardo: sí, hay una clase de hombre a la que no le cae bien que le puteen la mamá.

    Darío: se dice el pescado pero no el pescador.

    Walterio: la puerta es lo que más voy a extrañar, porque soy un vouyer mezquino. Coincido con la actitud demoledora para con la fachada de nuestra ciudad. Más de una vez me pregunto si esas decisiones se toman a conciencia o son sólo caprichos de arquitectos por vocación. Lo del Comedia, desde que ocurrió, borró la sonrisa en la careta de la izquierda del imaginario de mis teatros.

    Lourdes: gracias por el aguante atemporal, L. Saludos a esos nietos.

    Dogo: la frase “you kick me when I’m down” es la que mejor explica todo.

    SUGUS: gracias a vos por recomendar los posts, Sugus. Buen día atrasado para vos también.

    Walterio: gracias, Walt.

    rober: es para cuidar un poco la forma poética, en eso no quise irme a la concha de la lora (tengo todavía el mail sobre el “se/sé” y no he tenido tiempo de consultar, igual, muchas gracias, rober, me encanta aprender).

    Davor: “puto” como insulto está instalado socialmente. A pesar del trabajo (buen trabajo) de las personas que empiezan a quitarle la connotación negativa a la orientación sexual, “puto” seguirá funcionando en muchos lugares, al igual que “negro de mierda”. Es el estigma cultural. No suprimo los comentarios que tienen que ver con el post 😉

  14. elrober Says:

    que bueno que en el mundo se sigan cuidando ese tipo de expresiones poéticas sino todo se iría definitivamente a la reputísima mamá que lo remil parió, en serio.

  15. grillito Says:

    yo vivo a una cuadra del lugar… menos mal que lo han demolido, porq los parroquianos nunca tuvieron caras deseables de encontrar cuando una mina sola sale en busca de puchos en la noche.. que relato, josé!
    besos

  16. José Playo Says:

    rober: algunos nos pelamos el culo para evitar eso.

    grillito: esa esquina (también vivía cerca) siempre me produjo eso.

Los comentarios están cerrados.


A %d blogueros les gusta esto: