El Príncipe de las Tinieblas

de tal palo tal estacaUn ignoto Joe Hill irrumpió en el mercado editorial norteamericano con un puñado de cuentos.
20th Century Ghosts le valió, además de una alfombra de buenas críticas debajo de los zapatos, un título de nobleza.
“El Príncipe de las Tinieblas”, le pusieron. Y le aclararon: “sos el príncipe, porque ya hay un Rey, se llama Stephen King, así que date por bien pagado, flaco, ahí tenés la puerta y nos vemos”.
José Colina desapareció por un tiempo y volvió a la carga este año, con su primera novela, Heart Shaped Box (calculo que como para meterle miedo a los que saben inglés, acá la rebautizaron “El traje del muerto”).
Nada nuevo bajo el sol; un autor con su primera novela y un libro de cuentos, buena crítica, buena prensa y si te he leído no me acuerdo.
Pero. Se supo.
Joe Hill no se llama Joe Hill a secas. Usa seudónimo. Su verdadero apellido es King, y su verdadero padre, Stephen.
Cuando me enteré de esto por la revista Ñ, se me cayeron las medias. Me dije “no puede ser”, me dije “lo que se hereda no se hurta (frase a la que jamás le encontré mucho sentido, hasta ahora)”, y me dije “tengo que comprar ese libro”.
Ayer terminé El Traje del Muerto.
Me entusiasmó porque hacía un buen rato que no le daba una oportunidad a otro autor del género. Digamos, lo disfruté.
Y estaba con esa sonrisa de recién enamorado cuando llegó un amigo que me aclaró: “sos un boludo, a las novelas se las escribe el padre”.
Menos mal que a eso no me lo dijo mientras tenía la nariz enterrada en el quinto capítulo, porque me habría arruinado el libro.
No es una novela mala, tiene mucho olor a primera novela y eso también me seduce en los textos.
Yo le creo. A él y al padre, digo. No a mi amigo.
Mi amigo ya no es más mi amigo.
Los perros y los libros son los mejores amigos.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,


A %d blogueros les gusta esto: